Seleccionar página

Cerrajeros Baratos
A cada uno de nosotros nos ha pasado alguna vez que hemos dejado una puerta cerrada y después no conseguimos como abrirla, ya sea porque olvidamos las llaves dentro de la oficina, casa o establecimiento que hayamos cerrado o simplemente porque hemos extraviado las llaves en algún punto de nuestro trayecto.
También es posible que estés en una situación de riesgo y te veas con la complicación de tener una puerta cerrada y no tengas la llave.
No debes preocuparte si este es tu caso pues para muchas personas es muy común que les suceda esto, ya sea porque tienen muchas responsabilidades o porque son algo olvidadizas
Para estos casos aquí te tenemos una serie de pasos a seguir para resolver de inmediato esta calamidad.
Este procedimiento es solo para realizarlo en caso de emergencia, se recomienda cambiar la cerradura de la puerta y colocar las llaves en un sitio fácil de recordar o cambiar la puerta misma (si es necesario) después de realizarlo, debido a que puede recibir varios daños tanto la puerta como la cerradura, incluso el marco de la puerta.
Por nada del mundo hagas esto en ningún establecimiento que no sea de tu propiedad o no esté a tu cargo, ya que de forma contraria podría considerarse una actividad ilícita y podría traerte graves problemas.
Pasos a seguir para abrir tu puerta ante un caso de emergencia
Toma una postura que te dé una posición sólida, ya sea separando las piernas o buscando un punto de apoyo que te permita mantener la solidez.
Procura tener la suficiente masa corporal como para realizar trabajos físicos, si no es tu caso deberás buscar a alguien que sí pueda realizar esta tarea.
Levanta la pierna con la cual poseas mayor fuerza (izquierda o derecha, dependiendo de la persona), elevando la rodilla y la entrepierna, y coloca la punta del pie en la puerta.
Procura tener un calzado que sea resistente y no incomode durante el procedimiento, para que el impacto no lastime el pie.
Con la suficiente fuerza impulsa todo el peso de tu cuerpo sobre el talón del pie, con el objetivo de dar una patada lo suficientemente fuerte como para derribar la puerta, debe ser justo en el centro de la puerta.
Si no funciona para derrumbar la puerta, deberás intentarlo nuevamente y después dar otra patada en la parte más cercana a la cerradura para debilitarla y así poder abrir la puerta sin derrumbarla, aunque con esto puede resultar dañada o rota la cerradura.
Este es un método que solo debes realizar si es extremadamente necesario, ya que si se daña la puerta tendrás que arreglarla o pagar los gastos de reparación si la situación lo amerita, también toma en cuenta la gravedad de los daños, porque si se llegara a dañar la puerta y se determina que es irreparable, puede salir mucho más costosa la reparación.
Si la emergencia no es tan grave o no requiere de tanta atención, existen otros métodos que se pueden aplicar como retirar la cerradura con un destornillador, o un taladro en caso de que el destornillador no resulte efectivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies